Hasta $180 millones puede costar organizar una corrida

La producción tarda como mínimo seis meses con tiempos ajustados, pero lo ideal es que se prepare durante un año.

Correr no es solo avanzar rápido por una pista. Para los amantes del running es también superar el momento en que se piensa que el cuerpo no da más, porque casi siempre puede, y sentir la satisfacción de cumplir una meta, cualquiera: 5K, 10K, 21K, una maratón… incluso más.

Productores de corridas masivas creen que el aumento de runners comenzó hace cinco años, motivados por la idea de un estilo de vida saludable y porque es accesible para el bolsillo. Y junto con ellos comenzaron también a aumentar las carreras masivas.

En un año, las productoras de eventos deportivos pueden organizar cerca de 30 corridas considerando tours, carreras que se trasladan a distintas ciudades.

María Paz Hernández es jefa del área comercial de Meta Producciones, y cuenta que organizar una corrida tarda al menos seis meses, pero que el ideal es prepararla por un año.

Ella estima que el valor de generar una corrida, incluyendo los servicios, el kit para cada corredor, show, permisos y las gestiones con las distintas entidades involucradas (municipalidades, Seremi de salud, Ministerio de Transportes, Carabineros, etc.), parte en los $40 millones y puede llegar hasta los $180 millones.

Dependiendo del evento, el valor de la inscripción puede fluctuar entre $2.000 y $50.000. Nicolás Román, productor general de Prokart -que organizó la corrida Santander Techo que se realizó ayer, y las maratones de Santiago y Viña- afirma que «un corredor cuesta más caro que lo que paga por participar».

Tanto Hernández como Román coinciden en que las corridas cada vez se profesionalizan más y que los runners están cada vez más exigentes con los organizadores. Piden poleras de calidad, chip, distancias certificadas y cronometraje. Aunque reconocen que también las corridas recreativas han tomado impulso.

Apuestas temáticas

En las carreras recreativas no hay mediciones, toman un concepto o una causa para motivar a los participantes. Un ejemplo es Color Run (22 de noviembre), donde los corredores son manchados con polvos de colores.

La corrida es organizada por Implementa Marketing Deportivo (IMD), su producción cuesta $120 millones y la inscripción es de $10 mil.

José Luis Fernández, socio de IMD, cuenta que «la meta es llegar a 15 mil corredores y ser la segunda carrera pagada más grande de Chile, después de la Maratón de Santiago».

Otro objetivo de la productora es llevar la carrera a todas las capitales regionales del país e internacionalizarse. «En Sudamérica hay otra empresa que tomó la licencia, pero nosotros tenemos la posibilidad de hacer Color Run en Uruguay, Paraguay y Argentina», dice Fernández.